¡No te tomes tan en serio!


¿No tienes la sensación de que a veces te escuchas demasiado? y lo que es peor, ¿no crees que el discurso que mantienes contigo misma es casi siempre el mismo o parecido? 

Seguro que estás de acuerdo conmigo en que a veces nos tomamos demasiado en serio a nosotras mismas.

Antes de avanzar quiero hacer un apunte: aunque en mis artículos siempre hable en femenino, todos son aplicables y dedicados con el mismo amor a mujeres y a hombres. Así pues, si eres hombre apunta también todo lo que voy a contarte. 

Una clave muy importante a tener en cuenta es que la transitoriedad es parte de la vida, es decir, ninguna situación por mala o buena que sea es eterna; sufrirá una transformación a lo largo del tiempo.

 ¿No te ha pasado que cosas que en un momento de tu vida fueron dramáticas ahora las piensas y hasta te sacan una sonrisa?

Así es amiga, nada es para siempre. Por tanto, ¿para qué sufrir dándole tantas vueltas a las cosas?

 Quiero recomendarte con mucho cariño, un libro que a mí me ayudo enormemente en un momento difícil de mi vida y que me he releído en varias ocasiones. El autor lo llama un NOLIBRO, imagina lo poco convencional que es :), te aseguro que no te vas a aburrir.

 Se llama » El Arte de Vivir Felices» de Omar Falworth

 

Segunda clave importante: relativizar los acontecimientos de nuestra vida nos hace más felices y menos dramáticas. 

Veamos esto con un ejemplo sencillo y muy femenino: 

imagina que te criticas constantemente por tener celulitis, varices, estrías o cualquier cosa que esta sociedad ha tachado de imperfección o fealdad y esto te hace sufrir y sentir complejo… ¿Te imaginas lo que pensaría alguien con las piernas quemadas o amputadas? ¿o una persona parapléjica? Se reiría en tu cara de algo tan trivial y daría lo que fuera por tener tus piernas.

Aprovecho para hacer otro apunte: la mayoría de los hombres no saben ni lo que son esas cosas ni les importa lo más mínimo. ¿Alguna vez te has desnudado delante de un hombre y no ha querido tener sexo contigo por tus estrías, tu celulitis o cualquiera de esas chorradas? seguro que no.

Por tanto, como todo depende de las gafas con las que mires, ponte unas gafas bonitas, llenas de amor y gratitud y disfruta de la vida.

No le des tanta importancia a las cosas, en realidad hay muy pocas cosas que de verdad sean importantes, la vida ya te trae cosas duras de verdad, cuando lleguen afróntalas, pero mientras tanto, HAKUNA MATATA

¡¡APRENDE A REIRTE DE TI MISMA!!

 

El sexo es el mejor antídoto contra la tontería mental, sí sí, has leído bien. Cuando estés dándole muchas vueltas a algo y estés con la mente dominando cruelmente tu día, haz una parada y date placer a ti misma. 

Dedícate una ducha sensual, con buena música (te he preparado una lista de reproducción muy chula), conecta con tu cuerpo como medio de parar la mente y termina con un buen orgasmo. 

La energía arrolladora y llena de oxitocina del orgasmo te quita de un plumazo todas las pajas mentales del día. 

Tócate más, acaríciate más, mímate más, ámate más ¡hazme caso!

 

¿Tienes en tu agenda diaria momentos de disfrute y diversión? mmm… seguro que no.

Pues esto es vital, si no tomas estos momentos como importantes y no les das un espacio diario en tu vida, estarás viviendo únicamente en la hiper responsabilidad, la preocupación, el hacer y la seriedad. ¡Date un respiro!

Si tienes hijos, sobrinos, primos… son siempre unos dispuestos compañeros para hacer de cualquier momento pesado y denso, un burbujeante encuentro con tu niña interior que te aseguro que te cambiará la energía. 

Juega más, los adultos perdemos con los años la capacidad de juego y con ello una parte importante de chispa, aventura y risas. Haz más el tonto, dale espacio a tu payasa interior.

¡¡ Haz más el gamba amiga mía!!

Comparte este artículo para ayudar a esas personas que conoces que necesitan comerse menos el tarro.  Ah! y deja tu comentario en este articulo 😉

¡Abrazo gordo!

 

2 comentarios en “¡No te tomes tan en serio!”

Deja un comentario